CONTIGO EN LA DISTANCIA.

Viajar en micro puede ser una necesidad, divertida y hasta entretenida, pero hay veces, como hoy, en las que puede ser un martirio.

Hoy me dediqué a hacerle unas fotos a Feliciano. Él trabaja y entrena en el centro de Lima por lo que, indefectiblemente, hay que cruzar la Av. Abancay entera para llegar hasta él. Ya que no hay otra forma, ni corta ni perezosa tomé la 38 desde mi casa y me fui hacia allá. Calculé no más de media hora en llegar. Vamos a ver si es verdad tanta belleza. Mientras, tenía a la música radial del bus como el soundtrack (im)perfecto para tal viajecito.

<< … Y cantaremos, ei ei eia, en nuestra isla para dos, bailaremos, ei ei eia, en nuestra isla para dooos…>>

Parece que el chofer se estaba quedando dormido de a pocos porque avanzaba más lento que una tortuninja jubilada. ¡Qué bestia! Para remate, hacia un calor infernal. Si así quema el infierno, más nos vale portarnos bien. La gente con la ventanas cerradas, y con el pasadizo más angosto del mundo, sufría como yo el primer día de diciembre. No sé que pasó pero, de pronto, el conductor empezó a avanzar más rápido, al punto de tomar la izquierda en cada avenida congestionada. "Vaya sentido común", pensé.

<<…Y a cambio de nada tu amor me diste, ya no estoy triste (ya no estoy triste), felicidad, eso es lo que tú me das, felicidad, cada mañana al despertar…>>

Llegar a la Avenida Grau es otro cantar. No sólo porque la policía del Paseo Colón vive enamorada del Centro Cívico y sólo da pase a los carros que transitan por la Av. Wilson, sino porque además cuando nos toca el turno de avanzar, ¡zas!, sale de la nada un grupo de coasters y combis compitiendo por quedarse en la vereda. ¡Pero si la idea es avanzar, gente! No pues, si con ellos no es. Nuestro chofer, jurándose el conductor de Speed, hizo una maniobra Bullock y salió airoso del embotellamiento. La gente vitoreó en silencio. Lo hubiera hecho en voz alta pero estaba deshidratada. Glup Glup…

<<…Me pones en tensión cuando bailas así, me pones mal a mí, no lo puedo resistir, declaro quiero yo besarte, azotarte…>>

La radio seguía sonando con una música tan estruendosa que la verdada a más de uno le provocaba tirarse por la ventana del "Asiento reservado", pero no pues, "más vale perder un minuto en la vida que perder la vida en un minuto", reza el dicho. De pronto, el carro deja la Av. Grau y voltea en el Jr. José Gálvez, en La Victoria.

En esta calle las casas son de varios colores. Se arreglan celulares. Una chica sonríe. Bodega. Dos chicas de espaldas coquetean con los transeúntes. Un puesto de ceviche. Una señora se arregla el maquillaje y el polo archiceñido. Un hostal. Otra chica de pelo rubio y raíces hasta la nuca. Otro hostal. Un niño juega con carritos y pelota. Otro hostal, y en la puerta, ¿adivinen? Sí, otra chica. Esto no tendría nada de raro si no fueran las 10:00 de la mañana. Esta cuadra, abarrotada de ex señoritas que ya han decidido qué hacer, empieza el negocio desde tempranas horas, según mi vecina de asiento. "Paso por aquí todos los días y siempre es igualito, no tienen verguenza, la verdad. Todos los carros las miran, y los escolares pasan y no tienen consideración. ¿Dónde estamos?". La mujer al otro lado de la ventana sonríe y parece decir "por favor señora, no se me ofenda…", pero es demasiado tarde: la tía está ofendídisima. Y no es para menos. ¿Qué dice la municipalidad y la policía sobre esto? Beto…

Image Hosted by ImageShack.us

<<…Te propongo, simplemente, que vivas conmigo, que seas mi mujer para siempre. Ay, ay, ay, ay, ay, cuánto te extraño, ay, ay, lo reconozco, me haces falta…>>

Cuando ya estaba por llegar a mi destino, el Jr. Puno, le toca el turno a los vendedores ambulantes. "Por favor hermano, levántame la moral". La gente no le levantó nada, ni sus llaveros de puro bronce a solo S/. 1 ni sus caramelos de yogurt de S/.0.10. Vamos, vamos, que ya faltan dos cuadras. Pero, oh sorpresa, ahora la Av. Abancay tiene controladores municipales para que se respeten los paraderos autorizados. Caramba, ahora no sólo a la policía se le respeta. Enhorabuena. Felizmente, el Jr. Puno sí es paradero oficial de microbuses así que mi "bajan en la esquina" tenía sentido. Yeee, ¡ya sólo falta una cuadra!

Image Hosted by ImageShack.us

<<…Uh, uh, uh, Carol quiere un viaje a Londres y su papi se lo va a pagar, Carol quiere un auto nuevo y su mami se lo va a comprar, nadie puede negar que hay dinero en el mundo…>>

¿Nunca les pasa que justo cuando van a bajar suena la canción que les gusta? Si pues, una pena. Ni modo, a continuar el paseo, ahora dentro de Mesa Redonda y el Mercado Central. Allá voy Feli, ¡espérame!

(Fotos: Raúl Garate)

8 pensamientos en “CONTIGO EN LA DISTANCIA.

  1. Hola solo te queria pedir un favor, sera que me podes dar el nombre y el cantante de la cancion que dice “es nuestra isla para dos”, la he buscado y no la encuentro. Gracias

    Me gusta

  2. Hola, soy Quique, desde Santo Domingo, Republica Dominicana.

    Tu pagina es muy linda, con frecuencia vengo a ella y leo tus pensamientos.

    Te voy a pedir un favor, esa cancion que dice “Te propongo simplemente que vivas conmigo, que seas mi mujer para siempre…”, cuál es el título y quién la canta?

    Gracias, y mis mejores afectos.

    Me gusta

  3. Excelente crónica Meli, esta es la primera que leo, ahora voy a leer todas, eres como una droga.

    Voy a dárselas a los peruanos de San Diego.

    Pronto estaré en Lima, espero conocerte e ir a pasear en la 38.

    Un beso,
    Fernando

    P.D. Ketty: “urbanos” es sin “H”.

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s