LIMA NO DUERME A LAS 10 P.M.

How long how long will I slide
Separate my side I don’t
I don’t believe it’s bad
Slit my throat
It’s all I ever…

Llegar tarde a casa, ¡qué feo!

11 menos cuarto en la puerta. 11 en la compu. 11:05 en internet. 11:06 en mi blog.

Mi horario de trabajo no es muy bonito que digamos. La chamba es chevere, no tan stress y super didáctica, pero tiene un horario, según yo, malazo. Nunca antes he trabajado hasta tan tarde (10 de la noche, hoy 10:30p.m., porque es sábado), y me choca un egg. Ni modo, un periódico cierra bien tarde por la noche, y tengo suerte de no quedarme horas extras. Mis otros compañeros sí, pobres. De sólo pensar que tengo que tomar un carro a esas horas, y sola, me entra el pánico. Es curioso. El primer día pensé que moriría en el intento, pues todo hacía pensar que no soportaría este viaje, pero noté, muy a pesar mío, que lima no duerme a las 10 p.m. Ni yo tampoco.

La verdad, todo esto un chiste. Me quedo en la compu hasta altas horas de la madrugada y no me quejo. He llegado a casa muchísimo más tarde de otros lados, a las mil y quinientas, y no digo naa. Pero creo que el hecho de saber que no me vengo de rumba ni de casa de alguien me llega altamente. ¡No pues! ¡No quiero!

Mientras venía a casa, pasé por varias boticas y farmacias: todas atendían normal y había gente comprando. Yo, atónita, pensaba: y esos chicos farmaceúticos, ¿a qué hora saldrán? ¿Dónde vivirán? ¿A qué hora llegarán a su casa? Pase por 13 pollerías, y pensé lo mismo. Igual pasó con las tiendas, supermercados, y con los dateros. Qué feo es trabajar hasta tarde. Si no hubiera conseguido este empleo, quizá nunca me hubiera puesto a pensar en lo jodido y peligroso que resulta chambear de noche, pero chamba es chamba, dicen por ahí.

Ajjj! Lo que es yo, no me voy a acostumbrar nunca.

En el carro que me trae, rapídisimo felizmente, vienen hartos chibolos, seguramente de la universidad, institutos, academias, trabajos mal pagados y un largo etcétera. Las caras de cansancio son el emblema del vehículo. Yo trato de tener los ojos bien abiertos, cual película de Kubrick, para no ser víctima de algún choro por ahí. Demonios, what a nightmare!!!

Pero Lima ya se acostumbró a no dormir a las 10 p.m. Y yo no quiero.

Me olvido que el periodismo es la más noble de las profesiones, pero la más lechucera también.
¡Pero adoro mi carrera! Lo que odio son los horarios.

Y te quiero a ti, que tarde por la noche -también- lees esto porque sabes que te va dirigido. Ahora a dormir hasta el lunes, porque mañana es mi día libre!!!

Yeeeeeeeeeeeeeeeee!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

I’ve got to take it on the otherside
Take it on the otherside
Take it on
Take it on…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s