TODOS TIENEN UNA MADRE.

¡Ninguna como la mía!


OH MAMI, OH MAMI MAMI TÚ, OH MAMI TÚ…
Creo que este es el sentir de todos y cada uno de los hijos en el mundo. A decir verdad, a pesar de los malos ratos; las metidas de pata (y posteriores “sacadas” aún peores); las regañadas por llegar tarde; los “ten cuidado” y subsiguiente sermón de la montaña previo a una fiesta; los “y cómo es él, en qué lugar se enamoró de ti, de dónde es, a qué dedica el tiempo libre y en qué trabaja su papá”, los “ese polo no me gusta, te queda mejor éste”, y los “sería bueno hacer esto, sería bueno limpiar aquello” cuando en verdad dices “Meli, haz eso; Meli, limpia eso otro”; y otros incapaces de publicarse aquí -so pena de vergüenza eterna-, ¡mi mamá se pasa!

En verdad, ser su hija es mostro. Es moderna, divertida, me ha enseñado a ser astuta, a ver “más allá de lo evidente”, a emplear la habilidad para conseguir datos, fuentes e información, a no darme por vencida cuando todo parece ser imposible de conseguir y, sobre todo, a que una mujer, si es inteligente, buena y solidaria, puede conseguir todo lo que quiere sin que su felicidad sea la desgracia de otros.

Por eso me apena sobremanera cuando los dizque “bacancitos”, “faites”, o entre peleas la gente se “menta la madre”. Qué insulto, por Dios, como si la madre tuviera la culpa de las barbaridades que cometen sus hijos. ¡Hábrase visto!

DICE LA GENTE QUE EL TIEMPO SE NOS VUELA DE LAS MANOS…

Muchos dicen que me parezco a ella pero, viéndolo bien, ella se parece a mí. Pelo tan marrón que encadila al sol, de tener la mitad de los años que tiene ahora sería como yo, aunque con las oportunidades que tengo y ella no tuvo de seguro me llevaría la delantera. Nada se le escapa a la “gorda” (como le digo de cariño): tiene ese “don” de que con sólo una mirada, con sólo una palabra puede saber qué estás pensando, qué estás tramando, si le estás mintiendo, si quieres algo; también si estás guardándole un secreto, una alegría y -tan buena- se calla, cómplice, esperando que le cuentes, para darte la oportunidad de la primicia.

Recuerdo nuestro viaje a España hace pocos meses, las dos, sin la familia. Nos divertimos mucho y nos conocimos más. ¡Olé!En la vida hay cosas que se pueden comprar, para todo los demás existe una mami, siempre la mami. ¡Qué lindo tener una! ¿Se acuerdan de la famosa rosa roja (si vivía) y rosa blanca (si no) en el bolsillo en la época escolar? No importa el color, ¡siempre vive en nuestro corazón!

Y la llevas a todos lados, así no vaya contigo. Nunca se pierde nada de tu vida. Jamás. La quiero mucho.

Y ella también me quiere a mí, su MeLi.

¡Feliz día a todas las mamis bloggeras!

Un pensamiento en “TODOS TIENEN UNA MADRE.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s