WHAT'S UP?

Esta semana me he sentido raraza, la más freak del mundo. Todo el mundo sobre mi preguntándome cómo estoy, qué tal me va, si aquí es de día o es de noche, ¿es bonita esa ciudad para ir de vacaciones? Así que como esto lo leen casi cincuenta personas al día (no más), aprovecho: señores de las cuatro décadas, y de todas las demás: estoy bien. De salud y de mente. Del corazón y de la razón. Creo que si me dieran un dólar cada vez que me preguntan "¿Cómo estás?", ahora sería la nueva million dollar baby. Uhm, qué paja!!!

Y mientras intentaba volver en circulación, me topo con las noticias más trágicas en mucho tiempo: violaciones, secuestros, homicidios, accidentes de tránsito, suicidios, estafas, entre otros tristes sucesos.

¿Qué está pasando con el mundo, más exactamente con el Perú? ¿Es que las desgracias nunca se van a acabar?

La verdad, la calle es una selva de cemento y de fieras salvajes, cómo no; ya no hay quien salga loco de contento, donde quiera te espera lo peor… Mire señora, agarre bien su cartera, no conoce este barrio, aquí asaltan a cualquiera. Mete a la mano en el bolsillo, saca y abre tu cuchillo y ten cuidao’; póngame el oído: en este barrio a muchos guapos los han matao’. Calle luna, calle sol…

Todas las noticias parecen decir lo mismo, una pena.

Pero una de las cosas más complicadas de entender, y que confirman mi postura ideológica, es el suicidio. Según un reportaje de "Hoy con Hildebrandt", en lo que va del año se han registrado 236 suicidios en Lima. De ellos, el mayor porcentaje lo representan personas jóvenes, y la causa "más popular" son las decepciones amorosas.

Lo veía y no lo creía.

 

O sea, muchos hemos terminado con enamorad@s y claro que duele, y se te parte el alma, eso es totalmente normal y comprensible. ¿Pero de ahí a matarte por eso? ¿A que una decepción destruya las otras esferas de tu vida? ¿A que sin eso ya todo lo demás no valga nada? Caray, entonces con todo lo que me ha pasado ya tendría que estar six feet under.

La gente que había sobrevivido a intentos de suicidio lo contaba muy bien: no tenían un sentido en su vida, la vida les valía madre. Tenían dinero, profesión, fama, pero algo se cae y con eso la vida también. Casi imposible de creer, jóvenes como tú y como yo sin ganas de nada. Total lástima.

Y luego me dicen que por qué tengo puesto los ojos en lo que no se acaba, que si tu fe, que si tus vainas… Ellos lo respondían por mí: "Necesitaba una motivación, algo más trascendente… Necesitaba algo que no se acabara al día siguiente… Necesitaba a Dios". Años de terapia y aún no conseguían acabar con ese miedo a vivir, con ese miedo a estar con la gente, a relacionarse, a socializar. La vida para ellos se había reducido a entender la felicidad como algo muy inalcanzable, y que apenas podían sentir unos instantes en sus cuartos, solos, cansados, ojerosos y sin ilusiones.

Está claro: deseaban algo tan trascendental que atravesara todos los ejes de su vida, sin interrumpir ninguno pero dándole sentido a todo, impulso, ¡VALOR! En síntesis: que si uno de los ejes se iba, ahi se quedara éste para llenar el vacío, y mucho más.

 

No hay otra: a rezar, y mucho. Mientras unos luchan tanto por vivir, otros luchan mucho por morir. En ambos casos no siempre se obtiene lo que se quiere. En ambos casos, sufrimiento. En ambos casos, mucho por hacer. En ambos casos, gente, ¡yo no me quedo con los brazos cruzados!

Ya decía yo por qué hay tantos cementerios nuevos en Lima… Se fregaron, les salió una adversaria:

¡YO!

6 pensamientos en “WHAT'S UP?

  1. Yo tampoco entiendo porque tanto esmero en querer morir, he pasado tambien cosas terribles (originadas por mí mismo, preo igual terribles) pense en morir, pero siempre fue pasajero. La clave: siempre aparecía alguien que me cambiaba el rumbo de las ideas. Pero aunque eso fue la clave, también tuve que poner parte de mí mismo, saber escuchar y tener otros circulos por que seguir viviendo. Gracias a Dios esos circulos ya los tenía. Que bueno que no tengo de todo.
    Como dice Pedrito Suarez: “tenerlo todo liquida”
    Como dice Hector Lavoe: “sé que antes de mi muerte, seguro que mi suerte cambiará”

    Me gusta

  2. pucha que fea decision, la verdad es cuestion de enfrairse un poco, y pensar que, lo que estoy haciendo siempre afecta a los demas,
    jaj, creo que ya se que me detiene…

    en fin, me auno a tu lucha, cuantos valientes mas?

    Saludos

    J.

    Me gusta

  3. UNA SOLA VEZ pensé en matarme por la misma razón pero habría sido cruel dejar al mundo sin mi.

    Un profesor mío decía, si se matan, a su ex no le va a importar, al contrario, va a poder irse feliz con el otro… mejor quédense vivos y jodan…xD!!!

    MaTT

    Me gusta

  4. No puedes ser tan cruel con la gente que toma esta decisió. Tal vez están pasando por una depresión. Están enfermos mentalmente y necesitan ayuda psiquiátrica y psicológica.

    Lo digo, porque estoy pasando por eso.

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s