CAMBIO DE HÁBITO.

¿Y si me cansé, qué? ¿Y si me levanté un día y dije stop right now, thank you very much, i need somebody with the human touch? ¿Y si me cansé de ser la niña buena, la linda hija, la hermana responsable, la mejor amiga, la periodista en ascenso? Hoy WonderMeli se cansó y por el bien de la humanidad piensa que un cambio es lo mejor.

Preparo el soundtrack: Hoy he sentido algo nuevo en mi, no sé qué será. No me veo como era ayer, hoy quiero ser otra mujer…

Me aburrí de que me recuerden que:

  • Aprendí a leer a los 3 años, solita, sin ayuda de nadie, intentando descifrar los contínuos titulares sobre terrorismo en La República.
  • Cuando me llevaban al parque todos morían por mis rulos y, al unísono, exclamaban: ¡Yo quiero el shampoo que ella está usando! Luego, me agarraban la mejillas cual muñeco de peluche y me dejaban marcada toda la cara de carmín de tantos besos robados.
  • De bebé me dejaban sentada en el inmenso sofá cuando todos estaban ocupados, y que yo jamás intenté bajarme, llorar o darme volantines. “¡Pero sí es un primor!” Una boba, eso es lo que era.
  • Me aprendí todas las capitales de todos los países antes de entrar a primer grado, y que cuando mi abue venía a preguntarme si conocía un país llamado Guyana, yo no sólo le decía que sí sino que además le indicaba que había 3, que cada una hablaba un idioma diferente y le recitaba las longitudes y todo lo demás (Gracias a Sopena y a Espasa Calpe).
  • Entré a primer grado a los 5 años, que me acabé el “Coquito” y la “Semillita” en la primera semana de clases, y que la directora y mi mamá, cual productoras de Camino a la Fama, me convencieron de trasladarme a tercer grado por ser de coeficiente intelectual elevadísimo. Felizmente papá se opuso y pude continuar como siempre.
  • Tuve mi primer novio a los 3 años, y olvidé una de nuestras cartitas de amor en el bolsillo del gabán, la que fue descubierta por mamá y leída a todo el que llegara a casa (Ya arreglaremos cuentas en el cielo, mamma mía).
  • Aceptaba chocolatitos de leche (los del envase verde y blanco, con la figura de la vaquita haciendo muu) a cambio de bailar merengues, cumbias y guarachas. Mi papá fue mi promotor musical, pero nunca obtuvo comisiones.
  • He sacado diplomas académicos escolares todos los años, participé en varios concursos de matemáticas y todo sin el menor esfuerzo de mi parte (No es mi culpa haber heredado estos genes, grrr).
  • Regresé siempre a la hora que acababa el permiso para las fiestas, o incluso antes, y nunca con chupetones en el cuello, borracha o con un jovencito de la mano.
  • Participé en todos los sketchs del colegio, haciendo el ridículo, según yo, pero haciendo reir, según ustedes, en papeles que iban desde ser Shylock en El mercader de Venecia, hasta Geri de las Spice Girls (¡Ay Dios mío!).
  • Terminé la secundaria con honores y fui la causante de las lágrimas de profesores y alumnas por mi partida.
  • Ingresé a la universidad a las 16 años, tan joven y con sólo 3 meses de academia y después de unas merecidas vacaciones.
  • Nunca jalé un sólo curso o un sólo examen en toda mi época universitaria.
  • Se me han conocido sólo novios educaditos, limpitos, de buen corázon, finísimos y de alta moral (¡Ja!).
  • Me graduaré próximamente con relativos honores, a los 23 años, y trabajando desde ya en el medio más prestigioso del país.
  • Soy considerada patrimonio familiar intocabilísimo, de forma que cualquier cosa que trasgreda mi honor, reputación o etc. (lo cual ha sucedido varias veces) es irrepochable y tiene pena de destierro.
  • Fui la que dejó el trabajo para cuidar a su mamá (tan responsable), la que canceló su viaje a Alemania para estar a su lado (tan abnegada), la que rechazó mil y un derrepentes para no descuidarla (tan divina).
  • La que estuvo hasta el final en los correteos propios de hospital, que vendió su alma mientras esquivaba disposiciones internas, horarios burocráticos y demás con tal de que ella tuviera lo mejor.
  • Quien ahora toma la posta de nueva mamá y se compromete a llevar el horario más cargado que jamás haya tenido (entre tareas domésticas, gastos administrativos, coordinadora general y testaferra).
  • Soy ejemplo de lo que sí se debe hacer y cómo se debe hacer, cada que algún primo mío saca una mala nota, responde mal, no toma la sopa, olvida de hacer el mandado, no se porta educado o carece de valores y principios.
  • Soy una especie de rockola andante, que sabe de memoria miles de canciones y cada vez que alguien quiere saber la letra de una, me llama y me pide que la cante.
  • Puedo ser virtuosísima al acceder explicar, con la tolerancia que dicen me caracteriza, lo que significa la muerte a niños de 5 años; lo que es una memoria Rimm a un adulto poco versado en tecnología; cómo se hace un buen tallarín saltado a tías y hermana; cómo se divide según Ruffini a primos de colegio preuniversitario; y lo difícil que es trabajar en un horario complicadísimo a mi misma.
  • Cada vez duermo más poco…

La verdad, me cansé. Me aburrí. Quiero un cambio de hábito.

¿Cómo sería éste? ¿Se imaginan a una WonderMeli amando todo aquello que odia (y a quienes odia), y detestando todo aquello que ama?

Wonder puede cambiar, quiere cambiar, por el bien de la humanidad y para dejar de ser todo lo que la lista señala. Se cansó de vivir con todo esto a sus espaldas.

Les pregunto, como nunca, directamente:

¿Será que ustedes también quieren un cambio de hábito?

Continúa el soundtrack: Voy a salir a buscar una nueva ilusión, una nueva aventura. Tengo ganas de sentir, por eso voy a salir, voy a arrasar la ciudad…

18 pensamientos en “CAMBIO DE HÁBITO.

  1. naa, no cambies, solo haz algo diferente alguna vez pero no cambies, yo cambie y ahora tengo que soportar un jefe de mda, hago todo lo correcto que debo ahcer y he vivido sin riesgos, eso no era para mi, estoy a punto de regresar al mal camino y se me hace dificil, supongo que hacer lo contrario debe serlo tambien, no cambies estas bien como estas.

    Me gusta

  2. ehehe, asi q mi bombon quiere pasarse al lado oscuro hehehe =)…recuerda q me debes un beso wondermeliano, sera motivo q vayas practicando jijiji ^_______^ mira q soy todo un expert!! ahaha, bromita nomas ^^

    Me gusta

  3. Todos necesitamos válvulas de escape y no siempre cambios radicales, aunque tengo que reconocer que cuando he querido cambiar algo importante, si no lo hacía radicalmente, no lo mantenía. Un día compré una cajetilla de puchos, fumé un cigarro, y decidí dejar de fumar. Como símbolo de esto (para mí mismo) boté la cajetilla en el momento, y hasta ahora no pruebo otro cigarro.

    Así funcionamos algunos.

    ¡Suerte!

    Me gusta

  4. Recuerdo que en una conversacion con mi Papá , hablamos sobre aquellos “cambios radicales” , algunas veces son buenos , otras no tanto ; recuerdo que El tb me dijo que no es recomendable que una persona viva a tiempo completo en la seriedad o agobiado por un agenda al borde del tope , que siempre es bueno tomarse un break , para no consumirnos . Aveces la monotomia y las responsabilidades nos consume cada dia , por eso coincide con mi Papá en que ” Un loco es el mas feliz en estos tiempos” , aunque mucha gente piense lo contrario . Solo encuentra tu via de escape , donde puedas ser tu , balancealo con tu vida cotidiana , pues dar giros radicales , aveces no resultan beneficiarnos , asi que se precavida en aquello . Wow me sorprendio tu capacidad desde temprana edad , tal vez sea por algo , quiza los sepas o pueder ser que aun no . Saludos WonderMeli y solo respireeee hasta 10 , pronto se solucionara , ya vera

    Me gusta

  5. Hey niña take it easy, tienes una super capacidad en esa cabecita, entiendo ahora tus nuevas responsabilidades, pero no estas sola, habla con tu papa eres aun una niña (ni tanto XP) se que puedes con esto y mucho mas, solo es un sofocon, pero pasará, no importa las opiniones de los demas, no importan las apariencias, solo haz lo que sienta tu corazon, no te deshagas de lo que te gusta, solo medita un poco mas, realmente quieres un cambio, mira a tu familia ella siempre estará, siempre es bueno conversar si te sientes agoviada por algo ellos te aman mucho y siempre te escucharan y comprenderan, y tu mamita tambien pidele mas avispas.
    Calma amiguita y cuidado con los cambios bruscos, un gran abrazo🙂

    Me gusta

  6. Hola, la verdad es que no te conozco soy de la Cd. de México, estoy en el trabajo (de hecho ya es muy tarde) encontré tu blog y me entretuve leyendolo, MUY INTERESANTE POR CIERTO!!!

    Eso del cambio…..como todos sabemos debe de ser constante sino esto no funciona, pero en tu caso te oyes tan PERFECTA que no imagino que tan contraproducente le resulte a tus seres queridos???
    Considero que son buenos los cabios, SIN OLVIDAR LO QUE EN REALIDAD SEA IMPORTANTE PARA TU VIDA…

    Es mas! no le hagas caso a lo escrito…..

    **POR CIERTO ME ENCANTA LA SALSA y la música que subes es buena.

    Saludos desde el Distrito Federal!!

    Elizabeth

    Me gusta

  7. Mira amiga, yo soy asi, como tu, de esas chicas educaditas, bien finas, y super inteligentes, pero pues obviamente salgo a donde yo quiero sin que mis padres me digan algo pues ya me independice, pero lo que necesitas es un poco de vacaciones y espacio para poder meditar las cositas, sale?, bueno chica te dejo… Bye!!

    Me gusta

  8. Un cambio radical, requiere valor. El valor es lo unico que nos hace sentir vivos. El mundo requiere un cambio. Los cambios radicales, en el hombre como en la sociedad tienen consecuencias. La pregunta es si estamos o no dispuestos a afrontarlas. Ello es lo unico que da sentido a la existencia.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s