¡AGUANTE INMACULADA CONCEPCIÓN!

Hoy, leyendo uno de mis portales favoritos, Catholic.net, me enteré de una noticia genial:

Se concederá la Indulgencia Plenaria a todos los fieles que celebren el Día de la Inmaculada el próximo 8 de diciembre.

¿No es acaso una noticia genial?

Para aquellos católicos o gente del ambiente que entiende esto, pueden dejar de leer y comenzar a prepararse. Para aquellos que no y:

1. Están a punto de cerrar esta ventana (si ya la cerraron, una pena!).

2. Tienen en la cara un gesto entre sorpresa, incertidumbre y nulidez porque no saben de qué estoy hablando.

3. Dicen "Ay, una más de esta chica que es "muy hincha" de la religión".

Si me dejan, les cuento de qué se trata esto de la Inmaculada y de la Indulgencia Plenaria. Here I go.

"YO SOY LA INMACULADA CONCEPCIÓN".

Hace más de doscientos años, en Lourdes, Francia, la Virgen María tenía que dar un mensaje importantísimo, y para darlo conocer no escogió al más letrado del pueblo, o al párroco, o al escritor del año. No: María se le presentó a una niña pobre y no muy lista, que justamente estaba preparándose para la Primera Comunión. Bernardette Soubirous eraera la niña única del pueblo que a sus 14 años aún no había recibido la Eucaristía, y aunque no sabía de matemáticas ni de historia, le tenía un enorme cariñó a Jesús, y por eso puso mucho esfuerzo para aprender el catecismo, a pesar de considerarse de muy "mala cabeza".

El 11 de febrero de ese año (actual fiesta de la Virgen de Lourdes), mientras iba para sus clases, se le apareció la Virgen, pero ella sin saber exactamente cómo era, la llamo "Señora" y desde entonces tuvo el privilegio -que le otorgó su corazón puro- de poder verla muchas veces más ese mismo año. El 25 de marzo, día de la Anunciación, en una de sus clásicas conversaciones, oyó de sus labios esta frase: "Yo soy la Inmaculada Concepción". Ella, que no entendía nada (¡chócala!), se lo comunicó a un sacerdote y luego comprendería la magnitud de aquel mensaje.

Básandose en el mensaje dicho a Bernadette y comprobando la veracidad del mimso, el 8 de diciembre de 1854 se declaró el dogma de la Inmaculada Concepción, que significa que la Virgen María fue preservada del pecado desde el primer instante de su existencia humana. Dios, así, preparó para su Hijo una morada digna de él. Bernardette luego se hizo religiosa y se conviritió en Santa Bernardita, a quién siempre pido sobre todo en época de exámenes o cuando tengo que redactar algún artículo difícil, porque las dos, totalmente negadas para los estudios, le pedimos a Dios que escriba derecho sobre nuestros renglones torcidos.

¡Ay la Bernardita!

INDULGENCIA PLENARIA.

Hay mil maneras de explicar lo que es la indulgencia, pero mejor este ejemplo que es lo más didáctico que he encontrado:

"Podemos poner una comparación. Imaginemos una intervención quirúrgica: un trasplante de corazón, por ejemplo. El nuevo corazón salva la vida del paciente. Se ve así liberado el enfermo de una muerte segura. Pero, cuando ya la operación ha concluido exitosamente, e incluso cuando está ya fuera de peligro, subsiste la necesidad de una total recuperación. Es preciso sanar las heridas que el mal funcionamiento del corazón anterior y la misma intervención han causado en el organismo.

Pues de igual modo, el pecador que ha sido perdonado de sus culpas, aunque está salvado; es decir, liberado de la pena eterna merecida por sus pecados, tiene aún que reestablecerse por completo, sanando las consecuencias del pecado; es decir, purificando las penas temporales merecidas por él." (Tomado de aquí).

Y es que cuando uno peca, más que hacerle daño a Dios, le hace daño a los demás o a sí mismo, y por más que le pida perdón a Dios debe reparar la pena, ¿verdad?

¡Ay la Indulgencia Plenaria!

Muy bien, entonces a prepararnos que hoy es el gran día. No olviden los requisitos para gozar de la Indulgencia Plenaria, que además la pueden ofrecer por algún familiar fallecido para que goze ya y de una vez del "abrazo perfecto de duración eterna": Participar en un rito de celebración por el día de la Inmaculada Concepción, confesarse, comulgar y rezar una oración por las intenciones del Santo Padre y la Iglesia.

Ojalá que Jesús les diga, al terminar el día: Hermanito, olvídate, ya fue tu deuda, estamos parches, todos chéveres, venga esa mano, que te vaya lindo.

6 pensamientos en “¡AGUANTE INMACULADA CONCEPCIÓN!

  1. Pingback: Adrián11y6 » Blog Archive » Meli y la Inmaculada Concepción

  2. oe primasa te felicito la pagina rebrava me gusto
    sobre todo en la parte d aguante inmaculada etsa bien piolaza toda tu pagina bueno tengo que irme ya te agrege a mi correo aceptame a ya casi estoy de quienes son los q me robaron bueno bye tu primaso jonathan

    Me gusta

  3. Yo me pasaba por aquí y…
    Me gusta tu blog, me gusta como escribes y me gusta como piensas, excepto quizás tu devoción. Pero oye, te respeto, por supuesto, “cada uno puede hacer de su culo un papalote”😉

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s