RICARDO, MI CHATO POWER.

Hace exactamente tres años, MeLi Otoño 2004 se sentía pésima, sin ganas de nada, en una de las etapas más duras de su vida; pero, a la vez, con un montón de cosas por hacer (casi como ahora), o sea, sin la posiblidad de tirarse en su cama a dejar pasar la vida. Aunque quería y se esforzaba horrores, ella no se concentraba en nada, siempre andaba con lágrimas inesperadas y con un humor insoportable… en fin, un desastre.

Pero, en medio de todo, MeLi Otoño 2004 tenía el deathline de su trabajo muy cerca, y no le quedó otra que sacrificar noches y fines de semana enteros para acabar con ello, pues bastante horas/hombre había desperdiciado ya pensando en las musarañas. Bueno, en “la” musaraña.

Como casi siempre trabajaba en silencio (externo), MeLi Otoño 2004 ni se tomó el trabajo de rebuscar entre sus tantísimas GB de música en la PC para ayudar en la concentración y se dispuso, renegando, a acabar de una buena vez con el ad honorem. Moviendo frenéticamente el mouse después de haberle declarado la guerra al PageMaker, se topó con un cd doble de Ricardo Montaner, propiedad de su mamá, que reposaba tranquilito en el escritorio. “A ver pues, qué michi puedes hacer conmigo, chatito“, se dijo para sí y puso el disco en la compu.

Luego de un par de canciones y como por arte de magia, el ánimo de MeLi Otoño 2004 mejoró: estaba contenta, cantaba las canciones de don Ricardo hasta en la ducha y avanzaba con el diseño (casi) a la velocidad de la luz. Después de repetidas sesiones de música, chim pum pam tortillas papas, la etapa down concluyó.

Gracias a Ricardo Montaner, MeLi Otoño 2004 se convirtió en MeLi Happy All the Seasons 2004.

RICARDO Y MELI, OTOÑO 2007.

La pequeña historia que acabo de contarles es un caso de la vida real y no tiene una pizca de invención. Hoy no me pasa exactamente lo mismo que en Otoño 2004, pero Ricardo sigue siendo el mejor remedio para mi estado de ánimo actual.

Ricardo, cari: lo que no tienes en tamaño, lo tienes en sabiduría. Ahora que me pongo a analizar cada letra de tus canciones, ¡me quedo lela! Mis favoritas son Castillo Azul y Honda. Ahhh, quiero llorar… “Déjame llorar, dé-ja-me lloraaaaaar”, jejeje. Chequen si no, queridos lectores, pequeñas frases de sus canciones y me darán la razón.

Poco a poco voy mostrándote el lugar, pondremos las persianas y el sofá, y un candelabro antiguo aquí, un cesto de flores en medio del zaguán. Poco a poco y al desnudo en el salón, no han puesto las alfombras y es mejor, porque el amor calienta el sol, el frío del piso y el hielo del polo sur.

Honda, honda se me hace así la vida, estoy parado en medio de la vía, y el autobus que espero ya no pasa por aquí. Honda, con un humor que nadie me soporta, con unas ganas de acabar la historia, pasar rapidamente a otra canción.

Nota: sí señor, sé lo que está pensando: casi todas sus canciones hablan de break up o de amores no correspondidos… pero, bueno, ¿no está acaso la vida llena de estos issues? Revise letras y empiece a soñar.

Y bueno, sólo quería contarles esto. Como lo dije antes, Ricardo y yo were meant to be.

10 pensamientos en “RICARDO, MI CHATO POWER.

  1. Tienes razón linda Meli, solo que yo me pregunto : Cómo es que gustandome tanto las canciones del gran chatin, no tengo un solo CD!!!
    cómo es que tan siquiera las puedo bajar de la red!!! cómo?????!!!!!!!!!!!

    Me gusta

  2. El Chato Héctor Reglero es lo más, a mí me vacilan “Déjame llorar”, “Será”, “Sólo con un beso”, “La cima del cielo”, “Me va a extrañar”, “Quisiera”, “Bésame”, pero mi favorita es “La Pequeña Venecia”. Si no la has escuchado, búscala. Es una canción sobre Venezuela😛

    Me gusta

  3. Wonder!!!, chas! esa no me la sabía.
    Mi primer disco de Ricardo Montaner me la regaló mi hermano para mis 15 años. Fatal!!!, y entonces no era disco, sino cassette de los que ya no se usan :S (qué vieja no?)
    Ricardito también fue mi chato, pero el de la adolescencia, me quedé prendada desde que lo vi en un concierto a mis 9 años y supongo que por eso hay tanto disco de e´l en casa. Ahora lo escucho con nostalgia pero no deja de emocionarme, si hablamos de Montaner no hay letra que no sepa. Pequeña Venecia es lo máximo!
    Anímo my Wonder que quiero my Happy Wonder de las sonrisas de siempre, ¿vale?
    Cariñosos y abracitos pa ti. Vane

    P.D Lo del manifiesto “Soy libre, soy blogger” esta vigente, a ver si te animas y animas a tus amigos a adherirse. El post lo deje en Girar el mundo. Besosssssssssss y buen fin de semana!!! Muassss

    Me gusta

  4. La melomanía en su estado más puro o ¿es melimanía?

    Es gracioso me comentaras sobre Ricardo Montaner porque acaba de sacar un nuevo disco y últimamente ha aparecido repetidas veces anunciando el programa LatinAmerican Idol en Sony.

    A ver si en el karaoke blogger te animas a cantar alguno de sus éxitos.

    Besos.

    Me gusta

  5. Pingback: Planeta Invazor! » Blog Archive » RICARDO, MI CHATO POWER.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s