LA HIJA DE LUCHO.

Por cosas del destino, la semana que pasó dos personas cercanas a mí partieron al cielo: una tía y mi vecino next door. A ambos los conocí, y aunque no eran súper cercanos a mí, igual me dolío su partida y quise estar con ellos en su último adiós.

Estando en el velorio de mi tía, me pasó algo que me suele pasar en otros velorios (me pasó en el de mi mami y en el de mi Papi César), pero también me pasa en cumpleaños, matrimonios, reuniones y todo tipo de eventos familiares: todos saben quién soy pero yo no sé quiénes son ellos. Mi tía paterna suele ser siempre la que me introduce al círculo social familiar. Mi papá -como pienso hacer yo también pasado los 40s- suele evitar este tipo de reuniones/saludos. Grande pa’!

Tía: hola periquito, hola don José, hola hermanito, hola primita, hola fulanita, hola menganito. Saluda mamita, ellos son tu tío, tu primo, tu tío, tu tío, tu primo, la hermana de menganito, el hermano de fulanita… Ella es la hija mayor de Lucho.

Meli: hola, hola, hola, hola, hola y hola.

Periquito: Hola mamita, cómo estás.

Don José: ¿Tú eres la hija de Luchito? Uy, qué grande que estás…

Hermanito: Hola, ¿no te acuerdas de mí? Soy el hermanito…

Primita: Qué tal hijita, desde chiquita te conozco, ya estás una señorita ya estás.

Fulanita: Uy, pero si es igualita a su mamá, ¿no, menganito?

Menganito: Nooo, si es igualita a su papá, ¡todos los ojos de los Aponte tiene!

Y claro, eso fue antes de entrar al lugar central del velorio. Como ven, desde la puerta no más tasaron a ésta, su humilde blogger.

Tía: (Entrando y reconociendo a un señor joven) Hooola hermanito (parece que mi tía tiene muchas hermanitos a dónde va), ay hermanito qué pena la verdad, pero ya estaba muy malita la Chío, cuánto ha sufrido la pobre, ya está en el cielo ya, ay hermanito qué dolor, qué dolor…

Hermanito 2: (Hablándole a ella pero mirándome fijamente a mí) Sí pues Blanquita, qué se se le va a hacer pues, así es la vida…

Tía: Ay verdad. A ver, saluda Melita, ella es tu primo, el hijo del nombrequeyonorecuerdo, hermano de tu tío denombreirrepetibleporloantiguo, que fue bien amigo de tu Papi César. Ella es la hija de Lucho, hermanito.

Meli: Qué tal señor, mucho gusto.

Hermanito 2: Cuál señor chica, si yo soy tu primo nosecuantitos. Cómo, ¿no te acuerdas de mí? Yo soy tu primo, carambas, el hijo del nombrequeyonorecuerdo, tu primo dime.

Meli: Ya primo.

Hermanito 2: Así está mejor… Ay, pero si esta chica es el vivo retratro de su madre. ¿Sí o no, Blanquita?

Avanzando avanzando, que hay más espectáculo al fondo.

Tía: ¿A dónde vas, Meli?

Meli: A despedirme de Chío pues tía, para eso he venido.

Tía: Ya ya hijita, anda no más, acá te espero.

Viejoleta: ¿Blanquita? Hooola, cómo estás sobrina, a los tiempos te dejas ver…

Tía: Viejoleta, a los años, mi más sentido pésame manita, te acompaño en tu dolor. Pero tú sabes manita que ya estaba mal ya la Chiíto, bastante ha sufrido con su enfermedad…

Viejoleta: Sí pues Blanquita, a mí me da pena por su viudo y su hijita, chiquita está. Ay hijita, cuánto hemos sufrido todos…

Tía: Me imagino Viejoleta, me imagino, así también nos pasó a nosotros con la Gladycita y mi papito, que en paz descansen.

Viejoleta: Sí pues Blanquita. Oye, por cierto, ella es la hija de Lucho y la finadita, ¿no?

Blanquita: Sí, la Melissita, tú sí te acuerdas de ella, ¿no?

Y mientras me despedía de Chío, escuchaba detrás de mí, al infinito y más allá, el cuchicheo de dos señoras que, para variar, tampoco conocía.

Colorina: Mira, ¿ves a la chica que está con el almita?

Topacio: A ver… Sí, ¿qué pasa?

Colorina: Es la hija de Lucho, sobrina de Blanquita, nieta del Césitar y de Rosita. Qué raro que haya venido al velorio.

Topacio: ¿Del Lucho?

Colorina: Claro, del Lucho pues, del que se quedó viudo. ¿No te acuerdas que fuimos al velorio de su esposa Gladys hace un año? Ya pues, ella es su hija, la mayor.

Topacio: Ah, claro, ya me acuerdo, uy qué grande que está, si yo la conozco de bebita, cuando la llevaban a las fiestas de Santa Rosa de Lima.

Colorina: Sí pues, ahora ella y su hermana se han quedado con su papá. La mayor ya trabaja y todo, bien señorita ya está, bien bonito su abrigo largo, ¿no? Pitucona se le ve, pero bien sencilla es dicen.

Topacio: Será manita, pero de que es igualita a su papá, es igualita al Luchito. Sus ojazos le ha sacado a la Rosita.

Meli: (Volteando, luego de despedirme) Señoras, buenas noches.

Colorina: Hola mamita.

Topacio: Señorita, cómo está, qué dice.

Meli: Nada, porque ya ustedes lo dijeron todo. Con permiso emoticon.

Pero eso no fue todo.

Tía: Melissita ven, te quiero presentar a tus tíos.

Meli: ¿Más? Ya.

Tía: Mira, ella es la madrina de bodas de tus papás.

Meli: Buenas.

Madrina: Ay hijita, eres igualita a tu mamá, Dios mío (sollozando)… Ay la Gladycita, tan buena que era…

Tía: Ya, cálmate tiíta, cálmate. Mira, este es su esposo, Don bigotes, que es primo hermano de tu mami Rosa, hijo de su hermana laolvidable. ¿Te acuerdas que el otro día te conté de su familia, de cómo después de años nos dimos cuenta de que éramos familia porque su hija se encontró con el sobrino nieto de la hermana de tu mami Rosa?

Meli: Ehhh… No.

Don bigotes: Jajaja, no importa hijita, salúdame no más, yo tampoco me acuerdo de todos los nombres y de la conexión entre todos nosotros.

Meli: ¡Por fin alguien!

Don bigotes: Jajaja, todo el carácter de su padre. No te digo, ¿vieja? Es igualitita al Lucho.

***

En mi descargo debo decir: no es que yo no quiera conocer o reconocer a todos los miembros de mi amplia familia, lo que pasa es que no sé por qué no se me graban todos los nombres de todos los tíos, primos y sobrinos que debo de tener. Yo sé que sí camino por la calle y alguien me sonríe, probablemente sea algún pariente que me ha reconocido y por eso le sonrío también, pero por favor, no espere que me acuerde de su nombre, ni mucho menos de su vida o de por qué o cómo así llegamos a ser los parientes pobres. Baste y sobre con que lo salude en las reuniones familiares, le c
eda el asiento en lo posible y le agradezca la visita. Por eso, cuando llego a un lugar y las voces se callan para que yo diga algo, lo único que me queda es decir hola a todomundo, esperando que me cuente cómo es que me conoce de bebita, o cómo es que me parezco a mi papá pero a la vez a mi mamá. No se esfuerce, relative: por más que yo quiera, no me acordaré quién es usted para la próxima vez. Sorry, pero es que son muchos. Yo siempre seré para ustedes sólo la hija de Lucho.

6 pensamientos en “LA HIJA DE LUCHO.

  1. llevo 10 años pasando lo mismo en cada matrimonio, velorio, quiceañera y fiesta de la virgencita de chapi. En esos 10 años veo las mismas caras pero aún no logro recordar ni la mitad de aquellos pariente que me presenta mi padre.

    Hace 2 semana fue la quinceañera de una prima mia que sólo he visto en 2 ocasiones, pero como siempre yo fiel al castigo de ir a visitar a familia q no conosco y pretender interesarme en sus vidas y en como he crecido desde la última vez que me vieron.

    Me gusta

  2. A mi me pasa lo mismo con la familia de mi papa! Y recientemente con los sobrinos… no se como pero la familia se ha multiplicado y por más que trato, no termino de grabarme a los sobrinos por parte de la familia de mamá.

    Me gusta

  3. jajajajajjaa
    ¡Qué bárbaro! A mi me pasa lo mismo con la familia (por ambos lados). Son tantos que no llego a grabarme todos los nombres y lazos y grados y todo lo demás! Es terrible, mi mamá también me pregunta “te acuerdas de ella?” “Ehhh… No” jajajajajja (sí, sí, igualito que tú).
    Y también igual mis hermanos menores, no sé, pero las mayores sí se acuerdan de todos o de la gran mayoría (será que son de la “promo” jajajjja), pero yo, nada que ver, voy a un bautizo, velorio, matri, quinceañero o cualquier reunión de ese tipo y es lo mismo. Quisiera acordarme de todos y no puedo, y no es por desmemoriada, si eso es lo que mejor me funciona, sino porque de verdad son tantos…

    Me gusta

  4. Pingback: Planeta Invazor! » Blog Archive » LA HIJA DE LUCHO.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s