ENTRE DOS TIERRAS ESTÁS.

Hoy pasaba por el malecón de Miraflores y tuve ganas de hacer algo. Me provocó bajarme del auto en el que iba, que tiene como consigna llevarme siempre de un mundo a otro, de una reunión a otra, de un interés a otro, y sentarme a mirar el horizonte. Sí, tan sencillo como eso: sentarme, no pensar en nada y dejar que las ideas fluyan; que se vayan al mar si quieren, total, cada nanosegundo viene otra y le quita el sitio a la anterior, osea que la oferta nunca falta.

Y no lo hice.

¡Pero quiero hacerlo!

Como dice mi amigo Enrique Bunbury, ex Héroes del Silencio: si te piensas echar atrás, tienes muchas huellas que borrar

Y si me pongo a borrar, no terminaría nunca. Pero mejor, ¿no? Sigamos no más. Total, si yo no tengo la culpa de verte caer.

3 pensamientos en “ENTRE DOS TIERRAS ESTÁS.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s