RESURREXIT SICUT DIXIT.

Y resucité(tamos) como lo dije(jimos)!!!

La laptop ya fue recompuesta por el servicio técnico de HP (estoy posteando desde ella), mi celu decidió revivir y cumplir 7 años conmigo, y mi cámara, aunque toma fotos un poco raritas y con rayitas, sigue viva y promete seguir dándome momentos canon pa’ rato. Y yo, pues sigo resucitando cada día, aunque mucho no se note, jijiji.

TODO ESTABA BIEN.

Y por si no fuera poco, hoy recibí una ¿grata? noticia. En verdad sí es grata (sin los signos de interrogación), y es una súper oportunidad no sólo para mí sino para muchas y muchos, pero me cayó como un baldazo de agua fría enterarme no sólo de que iba a participar, sino que iba a estar a cargo como cabeza de la acción (y vaya que responsabilidad!).

Y bueno, todo estaba bien, pero llegó la noticia. Y seguro pensarás, si todo estaba bien, ¿ahora todo está mal? ¡No! Porque si todo estaba bien pero llegaste tú, noticia, ¡ahora todo está muy bien! (yo me entiendo!).

Sólo les puedo ir adelantando que ahora ando requete full, empezando mis días a las 7 a.m. y terminando muy tarde, entre la chamba, mi curso de titulación, mis responsabilidades apostólicas, el gimnasio (al que no voy hace años pero mi membresía stayin’ alive) y mi familia. ¡Para qué más!

UN SACERDOTE NO HACE A LA IGLESIA.

Mucho se ha dicho sobre el caso de Fernando Lugo, ex obispo y actual presidente de Paraguay. Yo no lo condeno, pero tampoco lo aplaudo. Siempre he dicho que el que esté libre de pecado, que tire la primera piedra; pero es claro que el pecador tampoco puede ufanarse de que nadie más pueda tirarla por estar en la misma condición de pecador que él. Yo creo que al igual que un hijo pecador no hace pecadora a su familia, o una golondrina no hace un verano, un sacerdote no hace a la iglesia: la iglesia somos muchos más, quienes en vez de juzgar o buscar más pecados incriminatorios, debemos estar atentos, porque nadie está libre de caer en una tentación y hacer(se) daño.

Les comparto este artículo de Monseñor Felipe Arizmendi Esquivel, obispo de San Cristóbal de las Casas (Chiapas, México), que fue publicado en Zenit (uno de mis referentes noticiosos por excelencia) y que habla sobre el tema: Un sacerdote no es la iglesia.

Yo sé que al margen del tema eclesiástico, aquí está en juego el tema político y legal, que además de Lugo involucra a muchas más personas. Por tanto, creo que si la Iglesia ya dio su opinión al respecto y los católicos ya sabemos cómo actuar ante esto, todo lo demás queda en manos de la justicia paraguaya, a la cual el mismo Lugo se ha presentado para acatar lo que ella establezca en casos de paternidad.

Anuncios

2 pensamientos en “RESURREXIT SICUT DIXIT.

  1. Huguita, he llegado a la conclusión que nuestra relación es virtual en un 99%… ya pues! Yo no soy la única que puede llamar eh?
    Y por qué siendo del club Meli V.I.P me debo de enterar noticias buenas, pero malas, pero buenas, pero buenas malas y buena buenas tuyas por este medio amigo? Exjijo una explicación con el respectivo plop previo.
    Llá-ma-me!

    Me gusta

  2. Javicha, la culpa la tienen nuestros horarios complicaos, la baja del dólar y el calentamiento global (verano, cuándo te vas ir ya???).

    Pero no te preocupes, que hay una baja en mi club V.I.P. y ahora hay más espacio para ti y tus problemas quiroteraprácticos 🙂

    Envídiame!!!

    P.D.: Ya hablamos ya!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s