QUIÉN AMA A LA VIRGEN…?

…Se salva!!!

Adoro las festividades de la Virgen porque me permiten darme cuenta de que a pesar de las 186,973 cosas que hago durante el día, ella siempre será mi punto de referencia para todo. Todo podría caerse, todo podría estar mal, podría escribir los versos más tristes esta noche, pero al final de todo, and after all, she’s my wonderwall.

Hoy, mientras estaba en las obras de nuestras nuevas oficinas, revisaba los planos, me proyectaba en mi escritorio y demás, miraba desde el piso 16 toda Lima y en principio sentí un tranquilidad increíble al observar la Javier Prado, la gente que iba y venía, y los carros que corrían a toda velocidad. De pronto y sin saber por qué, me empezaron unas angustias y unas inquietudes tales que si no fuera por la arquitecta o los obreros, me hubiera vuelto medio loca (los engañé diciéndoles que me habían dado unos mareos).

Y claro, en medio del surmenage me acordé de ti, irremediablemente me acordé de ti y me diste una paz increíble, un algo así como “de qué te preocupas tontita, si aquí estoy yo para ayudarte en todo. Sí Meli, también en tu curso de titulación, jejeje”. Es que la Virgen es lo máximo, es como Rexona: no te abandona. Yo soy su hincha y estoy segura de que alguito de aprecio me tiene 🙂

Recordar también todo lo vivido ayer en la fiesta de la Virgen de Fátima me ayudó un montón a continuar en la marcha. Mis amigas, con sus palabras -y hasta con sus bobadas- me hicieron saber que no soy la única extraterrestre que anda a mil por hora y que además de eso, o más bien por eso, es una católica de a de veras. Sin medias tintas. Sin indirectas. Sin falsas promesas. Sin mensajes subliminales. Sin egocentrismos, etnocentrismos e idiocentrismos. Sin acciones sin sentido. Sin mentiras agrandadas. Más bien CON AMOR. Para hacerlo todo con gusto y a tiempo; y requete bien, por supuesto. Y a quien le caiga el guante… ya tu sá.

Parece que me hacía falta escribir este post, que me ha salido en los 5 minutos que tenía libres entre una actividad y otra, porque de sólo releerlo me siento felicísima de la vida. Además, el luto ya pasó, la Moskis no se va y como dice Radiomar, que la alegría sea tu compañía 🙂 Porque el cristiano es manso, pero no menso.

Buena vista y social club, adelante!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s