CHILE I.

Hace más de un mes visité por primera vez Chile. Recuerdo que el primero en recibirme en el aeropuerto fue Don Francisco, contándome a full color y en tamaño gigante que todo Chile era territorio Claro po! Okeiii. Pero ya desde que había bajado del avión noté que ese país era súper más desarrollado que el nuestro. El viaje desde el aeropuerto hasta Providencia, incluso de madrugada, me lo confirmó. En ese momento la primera palabra que cruzó mi mente fue ORDEN. La segunda, LIMPIEZA. La tercera, SUEÑO, porque eran más de las 2 de la mañana y había que descansar, jajaja.

Dooooooooooooooooooon Franciscoooooooooooooooooo

Al día siguiente me desperté con una llamada de mi jefe desde Perú. ¿Qué tal la ciudad?, me preguntó. No sé, aún no la he visto… espera, le dije, y me paré a abrir las cortinas. Es mostra, súper ordenada y mostra, pero por la lluvia me late que está haciendo un frío de Pinochet, jajaja.

Y así fue. El frío siempre estuvo y yo casi me voy, pero para la otra!

Ese mismo día luego de remolongar un par de horas entre el clásico “cinco minutitos más”, me bañé, desayuné y minuto a minuto miraba la ventana, ¡qué flojera salir! Así que mientras me alistaba prendí la tele para ver televisión nacional y empezar a familiarizarme con el país. Revisando TVN me enteré que “¿Quién mató a Elisa?” era la novela más vista en la televisión chilena, con peaks (porque allá no hay horas “pico” ni “punta” sino peaks) de 52 puntos, ¡imagínense! Ni Al fondo hay sitio, caray. Betito, creo que debes ir a probar suerte al país vecino, jajaja.

Entre zapping y zapping también di con “Pelotón”, un reality militar que recién empezaba con muchas figuras y wannabes de la farándula chilena, entre ellas nuestra querida caserita Kenita Larraín, que está más rrrrrregia la condenada, la odié mal cuando la vi en buzo, jajaja. Ahora me he enterado que su hermano se ha retirado del programa para cederle su puesto cuando la expulsaron, y la pobre está sufriendo horrores, tanto que estaría a punto de irse. Todo por el rating.

Pero bueno, volviendo a Santiago, confieso que me recién animé a salir cuando me di cuenta que ya eran las 4 de la tarde y no había hecho nada productivo, jajaja. Además, ¡no tenía un solo peso! Y allá los dólares no son muy bien recibidos, no es como acá que te los aceptan en muchos supermercados, tiendas, etc… ¡No! Allá son tan nacionalistas como la Madre Patria, dónde si les muestras dólares en vez de euros te dicen la vela verde, te echan una cruz y te mandan por donde viniste.

Así las cosas, salí a dar una vuelta a Providencia, la comuna donde quedaba mi hotel, para ubicarme en el espacio y reconocer la zona. Esto es lo que suelo hacer cada vez que llego a una ciudad nueva y siempre caminando, como consejo de mi papá, que dice que caminando y preguntando se conoce un lugar. Yo le agregaría “y con una sonrisa”, porque qué mejor que saltar la línea imaginaría entre residentes y visitantes que con una sonrisa extranjera, jejeje.

En la librería más cool, la tía se cruzó.

Pero ni la sonrisa me alegró. ¡El frío era increíble! Sentí que en vez de salir a la calle estaba entrando en un refrigerador, ¡era brutal! Estábamos a 8°C y yo sólo con una chompa, un saco y un par de jeans, sentía que me moría a cada minuto.

En este pequeño paseo, en el que fácil me recorrí toda la Av. Providencia y la Av. 11 de setiembre (algo así como las Larco y Benavides limeñas), me di cuenta que el orden peatonal y vehicular era increíble, todos respetaban las leyes de tránsito. A pesar de los “tacos” (tráfico), ningún carro se metía o tocaba el claxon insistentemente, mucho menos el transporte público se “chantaba” o se aguantaba en el semáforo para jalar pasajeros. Las calles estaban súper hiper limpias y a nadie se le ocurría cruzar la pista en verde o empujarte para subir al colectivo.

¿Qieren saber qué mas descubrí en mi primer día en Santiago? No se pierdan el próximo post, con la misma frecuencia y por este mismo blog.

4 pensamientos en “CHILE I.

  1. Hahaha, me hiciste recordar muchas cosas xD… si es cierto es increible lo que es Santiago pero si te das cuenta la gente vive como mucho más apurada… comparando Lima y Buenos Aires. En fin ahh Kenita <3, por aqui tambien anduvo la condenada con Tinelli… Y Providencia como las Condes son tan top xD Haha.

    Me gusta

  2. Meli! yo no he ido aun a Chile pero dicen que no solo los chilenos son super ordenados y limpios sino que nuestros compatriotas que viven en la frontera con ese país, cambian sus mañas. Lástima que continúan siendo desordenados, agresivos al volate etc, una vez pisando nuestro territorio.
    Sobre el frio, mana no joas, 8 grados NO ES NADA😄

    saludos.

    Me gusta

  3. Zezé: me mudaré a Providencia algún día, jajaja.

    Pandex: los peruanos en Chile son muchos, pero yo sólo conocí a dos que me quisieron “bromear” con el supuesto robo de mi cámara, “ja ja, qué risa”, les dije yo… Y para mí 8 grados es TODO! Incluso un día llegamos a 5 y casi me muero, literalmente.

    Me gusta

  4. :O con el supuesto robo de camara? supongo contarás la historia completa pronto!!!
    Con 5 grados hace su friecito… pero no hay nada peor que el -10 xD! ahi si que no aguanto y me guardo en casa.
    Hasta el prox post!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s