CHILE II.

Como les conté en el post anterior, en mi primer día en Santiago descubrí varias cosas interesantes, que paso a comentarles:

  • Los supermercados: hay de todos los tamaños y colores. Entre comuna y comuna los precios pueden cambiar considerablemente, e incluso dentro de la misma comuna! La dinámica de precios es increíble: un Gatorade puede costarte hasta S/. 12 al cambio, y un litro y medio de Coca Zero (1,500 pesos) cuesta más que 100 tabletas de edulcorante NaturaList (990 pesos). Las bebidas gasesosas y jugos son caros, pero los vinos y las carnes baratazos. Para que dejen de hacer cálculos matemáticos en su cabeza (¡lo peor de viajar!), les diré que 1,000 pesos chilenos es más o menos 5.32 soles, o lo que es mejor: 1 sol es 188 pesos. Así andan de devaluados po! De todos los que conocí, mi súper favorito fue Express Lider de Almacenes Paris, que estaba a una cuadra de mi hotel.
  • Marcas bamba: muchas de las marcas que se venden acá como Frugos, Bimbo o Nosotras, allá tenían nombres raros como Andina, Ideal o Donnasept…  Y no sólo sus nombres eran distintos, también su sabor.

En Ekono

  • Las casas de cambio: son lugares fantasmas! Habré encontrado una luego de mínimo 20 cuadras, que bestia. Y la que encontré estaba administrada por un peruano, quien “al tiro” me dio la plata y se volvió a meter a la trastienda, mientras yo seguía haciendo mis cálculos mentales para ver si había cambiado suficiente e iba comprobando si los billetes estaban buenos. En realidad, todos los “cambistas” eran así de “calculadores”, a las justas te miraban, te escuchaban la cantidad, prácticamente te tiraban la plata y se meteían de nuevo a su cubil.
  • Cambistas callejeros: no hay, no saben cómo extrañé al Hno. García y a Césitar, mis cambistas de Breña!
  • Locutorios callejeros: tampoco hay! Lo que funcionan son los “centros de llamados”, los cuales encontré luego de 2 días buscando el siguiente punto.
  • Teléfonos públicos: no hay, y si hay no funcionan, y sí funcionan se comen tu plata, y si se comen tu plata pues no funcionan, así que la misma webá. Además, ninguno tiene pegado en alguna parte los números de informaciones, emergencias, operadora internacional, nada! Un desastre, dejan muy mal a Chile. ¿Será porque todos tienen celular? En fin…
  • Tiendas matrices: conocí los originales Farmacias Ahumada (Fasa chilena), Falabella (Saga Chilena), Ripley (ya-tú-sá), Tottus, Sodimac, y todas las que han hecho del Perú su Chile chico.

Farmacias Ahumada

  • Librerías: hay algunas grandes y bacanes, pero tampoco son la gran cosa.
  • Iglesias: bonitas, como las de Lima. Yo sólo entré a la de Providencia, donde encontré al Padre Hurtado, y a la Catedral, en la Plaza de Armas.
  • Restaurantes: estos no los conocí porque no comí casi nada en mi estancia en Chile. Me hablaron tan mal de la comida chilena que me entró pavor y a las justas entré a Gatsby por un capuccino. El ambiente es mostro y como muchos locales en Santiago tiene wi-fi.
  • Centros comerciales: surtidísimos, limpísisimos, recontra ordenados. Uno muy bueno es el Mall Panorámico, que estaba al costado de mi hotel (de hecho que mi hotel era súper céntrico, tenía todo a la mano). Pucha, qué hubiera sido de mí sin David, el botones más buena onda de todos. Pero ningún centro comercial se compara a nuestros Jockey Plaza, Plaza San Miguel, Mega Plaza, etc., donde hay variedá, calidá y precio!
  • Ropa: no es mejor en calidad pero sí encuentras más variedad, aunque es un poco más cara. De hecho ir a Patronato es un must, que es como la Gamarra de Santiago. Hasta el Metro tiene una parada allí.
  • Metro: ¡una maravilla! La mejor forma para trasladarse por lo más céntrico de Santiago y lo más barato, teniendo en cuenta que los taxis tienen taxímetro. Hay boletos para horas peak (460 pesos), horario valle (400 pesos) y horario bajo (360). Yo siempre viajé en horario valle (de 9 a.m. 6 p.m.), jejeje, nunca me despertaba taaan temprano, además hacía frío! Este metro me recordó harto al de Madrid, así que felizmente supe manejarme bien, hacer mis conexiones entre línea y línea y llegar al Parque de Cómic, a la Plaza de Armas, a mi hotel, etc. Yéndonos al branding, no me gustó mucho su slogan “Metro de Santiago, te llevo bajo la piel”, aunque sí su campaña de publicidad. A lo mejor es un juego de palabras que funciona entre los “rotos”, pero al leerlo yo sólo pude imaginarme un Metro entrando en Robbie Williams como en su video “Rock DJ”, jajaja. Creo que no soy su target😦
  • Taxis: de lo más amigables, modernos, honrados, etc. ¿Y los taxistas? Bien coquetones los condenados, pero re-duros si se trata de quedarse con el vuelto a su favor, jejeje.

Haciéndome la macha en tanta lluvia

Y todo esto lo descubrí con frío y más frío. La foto que precede me la tomé en Paseo Ahumada, el Jirón de la Unión chileno, cuando me quise hacer la macha para hacer turismo con 5ºC y una lluvia de infarto. Minutos después me ofrecieron un paragüas a 1,000 pesos y no lo pensé dos veces, jajaja. ¿Quieren la foto? La vemos en el siguiente post, ¿vale?

8 pensamientos en “CHILE II.

  1. Hola Wondermeli!.. jaja.. me has hecho recordar mis dias por Santiago.. me estoy inspirando para escribir en el blog que tengo.. por cierto, conociste el Cerro San Cristóbal?.. el Parque Japonés? malazoooo… jaja.. de japonés nada.
    Sigue con lo tuyo.. ;D

    Me gusta

  2. Meli, sólo para aclarar que los productos que tu llamas “bambas” en esencia no lo son. No son jugos que dicen “Watt’s” y saben a GüACS. Son otras marcas, baratas o alternativas, no son bamba. Refresco de cola marca Metro (de la tienda) no es una coca cola mal vestida, es Metro cola. Más respeto caracho!
    xD🙂

    Me gusta

  3. Chica panda: no me has entendido! Cuando me refiero a que eran “bamba” no es porque fueran “truchas”, sino porque son el mismo producto que cambia de marca de país en país por temas legales o de posicionamiento.

    A las que tú te refieres no son marcas baratas ni alternativas, son marcas blancas o details (porque se venden en retails). Estas son las clásicas “Metro”, “Bell’s”, “La Florencia”, “Aprecio”, etc. Y no siempre son más baratas que las marcas conocidas, que te lo digo yo que hago mis compras semanales en los supermercados, jajaja.

    Besos y gracias por el amplio comentario!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s