No voy en tren, voy en avión.

El otro día fui al ginecólogo con un objetivo específico: averiguar la longevidad de mis óvulos. Tengo más de 30 años, sin planes de matrimonio o de embarazarme en el corto plazo, así que quería analizar mis opciones para el futuro #tranquilacapaaudaz. Entonces, mientras esperaba mi turno de atención (¿cuándo será el día que un doctor te atienda en el horario que te cita? #meavisansilespasaesemilagro), en la sala de espera había una jovencita embarazada primeriza, una señora con dos niños y una abuela. Todas madres menos yo. Qué interesante va a estar esto, pensé.

  • ¿Y tú para qué vienes? Preguntó la abuela.
  • Mi control de 8 meses.
  • Para mi PAP de rutina
  • ¿Yo? Para averiguar cómo congelar mis óvulos.

¿Por qué? ¿Qué edad tienes? 34. ¿Y por qué mejor no tienes hijo de una vez? Porque aún no quiero. ¿Y qué dice tu esposo? No tengo esposo, tampoco novio. Entonces tenlo tú sola, sé madre soltera. Es que quiero tenerlo en pareja, no sola. Ay pero qué tiene de malo tener un hijo sola, tú misma lo puedes sacar adelante. No tiene nada de malo, solo que si tengo un hijo, yo quisiera criarlo junto con su papá. Es que ser madre es algo inexplicable, no necesitas del hombre, cuando tengas tu hijo en brazos ahí te vas a dar cuenta. Justamente porque quiero ser madre a futuro es porque quiero congelar mis óvulos. En vez de estar congelando, más fácil es que te animes a tener tu hijo de una vez porque después te vas a arrepentir de haber esperado. ¿No sería peor arrepentirme de tener un hijo cuando no quería tenerlo? Pero es que estás a punto de que se te pase el tren, haznos caso

  • Srta. adelante por favor, el doctor la está esperando.

Las dejé con más preguntas en el tintero y entré a consulta. El doctor fue un hit. Me entendió perfectamente y me pidió una serie de exámenes, los cuales concluyeron en que aún tengo chance de congelar mis óvulos para intentar ser madre a futuro. Y digo intentar porque quedar embarazada es una bendición y no depende al 100% de las probabilidades, ni de tener óvulos a cantidad, ni de tu actividad sexual, ni de si congelaste o no tus óvulos; está relacionado a varios factores: edad, disposición actual del organismo, genética, historial médico, etc. La edad es un factor más, no el único.

Tomado de La Vanguardia.

Así que, señoras lindas (y en general, lectores lindos), un consejo de este pechito: dejen de imponer su punto de vista y de decir a la gente qué hacer y qué no hacer con su vida (menos en una sala de espera, menos a gente que no conocen). Yo sé que lo hacen con la mejor intención, pero lo que es pa’ uno no necesariamente es pa’ todos. Y esto no solo es para los óvulos, sino para todos los temas, jajaja #bastaya.

Recueden: los que no vamos en tren, podemos ir en avión. Nada nos asegura llegar al destino soñado, pero al menos habremos viajado 😉 La felicidad está al otro lado del miedo.

Alguien se sintió identificado? Sí? No? Cuéntenmelo todo y exageren 😜

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s